5 pasos para terminar con la crisis energética mundial

El Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC, por sus iniciales en inglés) ha presentado un plan de acción de emergencia con 5 pasos simples que ayudarían a resolver rápidamente los desafíos sin precedentes que enfrenta el mundo, por la crisis energética, el aumento de la inflación y una ventana de oportunidad cada vez más estrecha para reducir los peligrosos efectos del calentamiento global.



Titulado Accelerating Renewables To Achieve Energy Security, Affordability and Climate Action, el trabajo propone reducir significativamente la burocracia para optimizar el desarrollo de las energías sustentables; priorizar el acceso de estas energías a la red; simplificar los medios de fijación de precios para las energías limpias; dejar de aferrarse de una vez a los combustibles fósiles; y dar garantías para que la cadena de suministro se desarrolle sin inconvenientes.


GWEC deja claro que la única solución permanente para que los gobiernos remedien la seguridad energética, la asequibilidad y el cambio climático es el esfuerzo decidido y ordenado de acelerar la transición de los combustibles fósiles hacia las energías renovables. Especialmente la eólica, “una de las tecnologías más competitivas y de rápido despliegue que existe hoy en día”, conforme puntualiza el trabajo. De implementarse las 5 sugerencias, aclara la entidad, el cambio puede lograrse rápido.


Después de todo, se estima que existe una cartera global de casi 600 GW de proyectos eólicos en desarrollo, muchos de los cuales podrían construirse velozmente, en los próximos 3 años, si se resuelven las barreras en los permisos, el acceso a la red y la ampliación de la cadena de suministro. De adoptarse los pasos propuestos por GWEC, se desbloquearía este potencial, asegurando 600 GW nuevos de energía limpia desde finales de 2023-2025.


Un panorama complicado

Como resalta el informe, desde la invasión rusa a Ucrania en febrero, las perturbaciones en el suministro de petróleo y gas han provocado que los precios se disparen, y todo indicaría que el costo de los combustibles -que ya está en máximos históricos- seguirá subiendo. Asimismo, recuerdan desde la entidad que la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles ya causó turbulencias durante el año pasado, cuando la escasez de carbón en China provocó cortes de energía generalizados y cierres industriales, mientras que India experimentó cortes frecuentes debido a las bajas reservas y los altos precios del carbón.


“Estos eventos se vieron exacerbados por los impactos cada vez más intensos del cambio climático, incluida la sequía y las recientes olas de calor, así como la recuperación industrial posterior a la pandemia, que ha provocado una mayor demanda de energía”, anota Accelerating Renewables To Achieve Energy Security, Affordability and Climate Action, a la par que subraya que “el año 2021 fue testigo del más alto nivel mundial de emisiones de carbono en la historia, poniendo las metas del Acuerdo de París en riesgo”.


Aún así, advierte el informe, se pueden tomar decisiones clave en el próximo año que no solo mejorarán la compleja situación actual raudamente: también evitarán peores crisis en el futuro. “Hemos diseñado estas soluciones para que sean universales y flexibles”, las palabras de GWEC, que aspira con sus propuestas a que líderes del globo obtengan resultados efectivos tanto a corto plazo (entre 1 y 3 años, al aliviar el grave problema de suministro energético) como a largo plazo (hasta 2030, al aumentar la energía renovable disponible en el mundo).

A continuación, el plan de GWEC en detalle, punto a punto.

Los 5 puntos para resolver la crisis energética

Paso 1. Agilizar urgentemente los permisos para producir un gran aumento en la capacidad eólica terrestre y marina en los próximos 1 a 3 años, y construir una cartera de proyectos compatibles con el cero neto.


Hacerlo sería pura ganancia, en tanto redundaría en una baja de los precios de la energía y, a la vez, estimularía inversiones de miles de millones, habría crecimiento económico y generación de empleo, además de avanzar en dirección a los objetivos climáticos y a la seguridad energética.


Paso 2. Implementar un plan de acción de acceso a la red para conectar grandes volúmenes de energía renovable.


Los gobiernos deben delinear cuanto antes planes de construcción de redes que aborden la conexión a la red, el despacho prioritario, los incentivos para la inversión pública/privada y la ampliación inmediata de la infraestructura que pueda almacenar, administrar y entregar energía renovable.


Paso 3. Introducir mecanismos simplificados para la adquisición y fijación de precios de energía limpia para desbloquear rápidamente la inversión.


En muchos lugares, el diseño del mercado mayorista y el efecto de canibalización dan lugar a una remuneración insuficiente, desalentando que se invierta por adelantado en nuevos proyectos eólicos y solares, en más innovación tecnológica. Este desafío se ve acentuado aún más por la perspectiva de un aumento de la inflación y los tipos de interés. Los gobiernos deben tomar medidas concretas, y ya mismo, para alinear las fuerzas del mercado con los objetivos políticos de la transición energética y acelerar la construcción de proyectos de energías renovables e infraestructura.


Paso 4. Evitar encerrarse en la generación basada en combustibles fósiles a gran escala.


Es fundamental que no se introduzcan nuevos subsidios directos e indirectos a la producción y generación de combustibles fósiles, que hacen poca diferencia frente a la actual crisis energética, prolongan la transición, exponen aún más a la volatibilidad de los precios del mercado. Hacerlo solo crearía inversiones y activos varados que son incompatibles con la seguridad energética a largo plazo, la asequibilidad y las metas climáticas.


Punto 5. Comprometerse seriamente con firmes planes e hitos de transición energética para permitir que la industria de las energías renovables planifique el desarrollo saludable de su cadena de suministro.


Esto significa que es fundamental que haya una gestión proactiva para asegurar el acceso a productos y materiales clave para la industria de renovables; también mantener barreras comerciales mínimas para las tecnologías ecológicas.


El año pasado, la repentina recuperación de la producción industrial después del confinamiento llevó a una competencia feroz entre diferentes sectores por las materias primas, así como cuellos de botella continuos en la capacidad de fabricación y la logística de transporte, lo cual impactó significativamente en la industria eólica, tanto en la adquisición como en el flete de productos básicos para las turbinas (acero, hormigón, cobre, níquel, etcétera).


232 visualizaciones