FINANCIAMIENTO Y DIVISAS: DESAFÍOS DE LA INDUSTRIA EÓLICA EN ARGENTINA

Una temática clave a la hora de hablar de proyectos de energía limpia a gran escala es la del financiamiento. En el evento virtual reciente organizado por la Cámara Eólica Argentina, diferentes especialistas analizaron la situación actual de la industria eólica en la región.


En el segundo panel de la fecha, moderado por Nicolás Gandini, periodista especializado en Energía, se debatió sobre los desafíos del financiamiento de proyectos de energía limpia en el país. Participaron Bernardo Andrews, CEO de Genneia, Andrés Gismondi, Country Manager y Sales Director South Cone en Vestas y Paulo Farina, Investigador asociado en Desarrollo Económico en CIPPEC


Círculo virtuoso

En los últimos años, tanto en Argentina como en el mundo, se comprobó que la instalación de energía eólica genera un círculo virtuoso que beneficia a todos los miembros de una sociedad. Bernardo Andrews comentó la realidad objetiva a la hora de medir el impacto positivo que genera el desarrollo de estos proyectos. “La energía eficiente eólica está generando ahorros en el sistema, en el país y en las cuentas corrientes”, explicó con el soporte del informe realizado por la CEA donde se comprueba que en 2021 se lograron ahorrar USD 800 millones en divisas gracias a la energía eólica.


Aunque son conocidos los grandes beneficios de realizar una transición energética hacia fuentes renovables, en Argentina existen cuellos de botella: los marcos regulatorios, la infraestructura, el financiamiento y las líneas de transmisión. El CEO de Genneia planteó la importancia de realizar acciones en el corto plazo; por un lado en la infraestructura de transporte y transmisión y, por el otro, en resolver a nivel administrativo la cuestión de los proyectos que quedaron truncos.


En cuanto al financiamiento per sé, Andrews manifestó que uno de los grandes desafíos de los proyectos de energía limpia es que se necesita capital intensivo desde el momento cero con mayoría de costos fijos y por eso destacó el rol crucial de las “agencias de exportación que apoyan a los tecnólogos y de los bancos de desarrollo que permiten no solo financiar proyectos de energía eficiente sino que dirigen la inversión para la energía limpia”.



Transporte y transmisión

Tanto Andrews como Andrés Gismondi remarcaron que el gobierno ha hecho grandes esfuerzos para solucionar las dificultades y que parte de la solución tiene que ser encontrar rápidamente esta capacidad de transporte en el sistema.


“Es imposible pensar en mayores sistemas de penetración si no encontramos transporte”, aseguró Gismondi


Por su parte, Paulo Farina enumeró algunas soluciones que pueden darse por parte de los gobiernos para incentivar la transmisión de energía verde.


“En algún momento primó la idea que cada MW adicional de energía renovable debía tener garantizado el transporte en su totalidad, esa no es la única solución”, explicó el investigador. Agregó que esto se puede complementar con buscar zonas más cercanas a la demanda y así poder incluir el transporte dentro del proyecto como complemento a los grandes proyectos de infraestructura.


Destacó que hoy en día estamos en la mejor situación a nivel tecnología y capacidad. Recordó que durante diez años se contaba con poco margen de reserva y el país dependía de Brasil en invierno para despachar energía. “Hoy estamos con un margen de reserva interesante, lo que genera la contradicción de ver un montón de máquinas con un factor de despacho muy bajo y estar en la peor sequía de la historia”, explicó.


Financiamiento y soluciones

Al hablar de condiciones de financiamiento en Argentina, Bernardo Andrews explicó que el project finance es una técnica difícil de aplicar porque hay condiciones de intermitencia económica que dificultan un financiamiento a largo plazo.


“No están dadas las condiciones en el corto plazo, ya que hay ciertos círculos virtuosos que deben ser regenerados”, explicó y agregó que “concretar un proyecto en una sociedad de propósito específico con la presión fiscal de nuestro país es un desafío muy grande para los estructuradores financieros”.


En cuanto a las soluciones, los especialistas coincidieron en que hay que mejorar las condiciones económicas y los marcos regulatorios para incentivar las inversiones y el financiamiento en los proyectos de energía eólica.


Andrés Gismondi remarcó que existe lo fundamental en Argentina: los recursos naturales, la capacidad, el sitio, pero que hay que generar condiciones para que el financiamiento sea resultado de un consenso sectorial energético y de la sociedad en general; que esto es bueno para el país, genera mano de obra, energía barata, y reducción de emisiones.


“Mostrando mayores consensos y haciendo parte a las regiones federales en nuestra economía, vamos a conseguir tener más fuerza y esto va a atraer más interés y más financiamiento”, aseguró.


Sin dudas el financiamiento y la inversión son claves para el inicio de cualquier proyecto pero sobre todo de los de energías renovables. Aunque todavía existen varios desafíos por resolver, la industria eólica está en pleno crecimiento y lista para seguir generando círculos virtuosos que beneficien a toda la sociedad. No dejen de ver el evento completo aquí.





81 views