Haciendo del trabajo seguro, una prioridad y un compromiso

En el marco de la Semana de la Seguridad, la Cámara Eólica Argentina renueva y enfatiza su compromiso respecto a la prevención de accidentes laborales, el trabajo responsable y la salud psicofísica de los trabajadores. El Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo (celebrado el 28 de abril) y el Día Nacional de la Higiene y Seguridad en el Trabajo (21 de abril) resultan fechas fértiles para reflexionar sobre las buenas prácticas y cuidados en pos de garantizar el trabajo seguro, una prioridad para toda la cadena de actores que componen la entidad.



Además de operar en estricto cumplimiento del marco regulatorio, la industria eólica está atenta a la oportuna adopción de acciones esenciales, controlando riesgos laborales, atendiendo a enfermedades profesionales, reforzando la cultura de la prevención. Asimismo, asume proactivamente estándares de referencia internacionales, muestra de que una de las prioridades estratégicas del sector es garantizar la salud y seguridad de sus trabajadores. Un ejemplo claro es el fomento de la capacitación y certificación de sus tecnólogos, que operan bajo los criterios mundiales de la Global Wind Organisation a partir del Basic Safety Training y otros cursos similares, permitiendo minimizar cualquier peligro tanto en la construcción como en el mantenimiento de los complejos equipamientos de viento.


“Si bien es cierto que la industria eólica es relativamente nueva en el país, se han notado índices de accidentabilidad notablemente más bajos que en el resto de las industrias de similar magnitud. Creemos que la formación del personal en materia técnica y en aspectos de seguridad e higiene laboral son grandes pilares de este hecho”, destacan desde las filas de GSE (Gestión y Servicios Eólicos), empresa que certifica trabajadores de parques eólicos con aval de GWO, inspecciona elementos de seguridad, provee de equipamiento específico de protección, etcétera.


Quienes hablan son Claudio Domínguez, Coordinador de GSE, y Mariano Scavo, Técnico en Seguridad e Higiene de la mentada empresa. NOTICIAS CEA conversó con ambos especialistas sobre otros temas vitales en la Semana de la Seguridad; estas fueron sus respuestas…

¿Cómo podrían robustecer las buenas prácticas y cuidados? ¿Qué tipo de medidas se recomiendan como acciones preventivas esenciales?

- Al margen de los aspectos específicos de seguridad, el seguimiento de los procedimientos establecidos por cada organización y el cumplimiento de las normativas vigentes consideramos que la información y planificación de cada actividad es fundamental para acompañar a la seguridad en todos los aspectos. Llevar una buena planificación refiere a prever la mayor cantidad posible de desviaciones en lo esperado antes de que ocurran y es aplicable en todos los niveles.


No existe aún legislación sobre la certificación de los elementos de protección personal (EPP) en el sector eólico en nuestro país, a pesar de su importancia para prevenir incidentes y enfermedades profesionales ante la presencia de riesgos específicos ¿A qué creen que se deba? ¿Consideran que debería implementarse?

- Si bien es cierto que no existe una legislación específica acerca de los elementos de protección en la industria eólica, sí contamos con la resolución 896/99 que indica requisitos esenciales que deberán cumplir los equipos, medios y elementos de protección personal comercializados en el país. El problema se da en la carencia de opciones de calidad que existen en el país sobre algunos artículos específicos y la dificultad (en documentación y tiempo) que conlleva la importación de este tipo de equipos. Creemos que lo que debería implementarse en base a este asunto, es la apertura de un canal que facilite la homologación de equipos indispensables de un modo eficiente (en base a tiempos y costos).


¿Hay instancias de control para corroborar que la salud psicofísica de los trabajadores está en óptimas condiciones?

- Existen dos tipos de exámenes que deben realizarse de forma obligatoria en todos los trabajos en relación de dependencia: los exámenes preocupacionales y los periódicos. Los primeros tienen como objetivo determinar si el postulante es apto para las tareas requeridas y detectar patologías preexistentes. Es responsabilidad del empleador. Los segundos pueden tener dos orientaciones: por un lado, los dirigidos a la detección de enfermedades profesionales (afecciones producidas por la exposición a los agentes de riesgo presentes en el medio ambiente laboral); por el otro, los orientados a la prevención de enfermedades inculpables (afecciones que no tienen relación con el trabajo). El fin de ambos es preservar la salud del trabajador evitando el desarrollo de patologías que, además de afectar su bienestar, conllevan detrimentos en la productividad y el nivel de ausentismo.


Más sobre la Semana de la Seguridad

Cabe aclarar que el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo se festeja anualmente cada 28 de abril a los fines de promover la prevención de accidentes y enfermedades profesionales en todo el mundo. Fue instaurada por la Organización Internacional del Trabajo, de Naciones Unidas, en 2003, con la meta de sensibilizar a la población sobre el tema; y este año se ha centrado en potenciar el diálogo social en pos de abonar a entornos laborales seguros y saludables desde la responsabilidad asumida por todas las partes, desde gobiernos y sindicatos hasta empleadores y empleados.


Asimismo, el pasado 21 de abril fue el Día Nacional de la Higiene y Seguridad en el Trabajo en nuestro país, establecido en virtud de histórico momento para la Argentina: el 21 de abril de 1972, cuando se sancionó la Ley 19.587 de Higiene y Seguridad en el Trabajo, pilar de la actual normativa que protege y preserva la integridad de los trabajadores, contemplando la anticipación, la sensibilización y, sobre todo, la educación para crear conciencia.


83 visualizaciones