LA COP 26 Y EL ROL DE LA INDUSTRIA EÓLICA

Comenzó la Conferencia de Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2021 y los principales líderes mundiales reafirmaron sus compromisos para reducir la crisis climática entre los que se encuentra la transición energética como objetivo crucial para la descarbonización mundial.


El domingo 31 de octubre en Glasgow, Escocia, se dio comienzo a la COP 26, la cumbre climática más importante a nivel mundial. Luego de haberse retrasado un año por la pandemia, finalmente comenzaron las discusiones y conferencias donde los principales actores políticos, económicos y sociales discuten sobre los planes de acción, políticas y estrategias para abordar la crisis ambiental, asumiendo compromisos a corto y largo plazo para, entre otras metas, evitar llegar a los 2°C de temperatura promedio global con respecto a los niveles preindustriales.


La Cámara Eólica Argentina está presente en la COP26 como la filial argentina del Global Wind Energy Council (GWEC), con la presencia de Gustavo Castagnino, vicepresidente de la CEA, quien comentó para Noticias CEA:



“Argentina está acompañando a los referentes mundiales con desafíos muy fuertes e incrementando sus ambiciones de reducción de gases de efecto invernadero para los próximos años” pero remarcó que “sin el aporte de las energías renovables y en este caso de la eólica los compromisos asumidos por los países no son cumplibles”.

“Desde la CEA promovemos a la eólica como la energía más importante a los efectos de cumplir con los objetivos de llegar a 1,5° de temperatura al 2050”, agregó.


Principales objetivos de la COP 26

En el año 2015 se logró uno de los acuerdos más ambiciosos de la historia, el Acuerdo de París, en el que 195 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con el objetivo de llegar a la neutralidad de carbono para el año 2050 y lograr mantener la temperatura global por debajo de 1,5°C.


Sin embargo, según afirma un reciente informe del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, en estos años no se ha hecho lo suficiente para lograr estos objetivos. Las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse en un 55% antes de 2030 para evitar que el planeta se caliente por encima de 1,5 grados. Pero los acuerdos firmados hasta la fecha tan solo contemplan una reducción de 7,5%, lo que llevaría a un aumento global de las temperaturas de casi tres grados para 2100, resultando catastrófico para el planeta.


Entre los objetivos principales a discutir en las conferencias se encuentran: lograr un acuerdo sobre reducciones de emisiones más agresivas durante esta década, poner una fecha final al uso de carbón, proporcionar US$ 100.000 millones en financiamiento climático anual, lograr que todos los automóviles nuevos que se vendan sean de emisiones cero de 14 a 19 años, terminar y revertir la deforestación al final de la década y reducir las emisiones de metano, entre otros.


La exposición de líderes mundiales

Alok Sharma, el presidente de la COP26, afirmó en la inauguración del evento, que esta cumbre es “la última gran esperanza” para conservar el objetivo de mantener el calentamiento global en 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales. En los primeros días expusieron los diferentes mandatarios mundiales con sus respectivas propuestas para mitigar el cambio climático. Según las estadísticas climáticas de diferentes consultoras, los países que emiten el mayor porcentaje de CO2 son China, Estados Unidos, la Unión Europea, India, Rusia y Japón.


El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se presentó en la COP 26 como un líder en materia ambiental dispuesto a realizar cambios tanto en su país como ofrecer su colaboración con países económicamente vulnerables para que puedan mitigar sus emisiones también.

"Esta es la década que determinará las próximas generaciones” declaró y anunció en su propuesta reducir las emisiones de EEUU de gases de efecto invernadero para 2030 en un 50% desde los niveles de 2005 y crear un sistema de producción de electricidad nacional sin emisiones de carbono para 2035. Además prometió destinar desde 2024 un total de 3.000 millones de dólares anuales a la financiación de países vulnerables para ayudarles a adaptarse al incremento del nivel del mar, a las sequías, las inundaciones y otras consecuencias del calentamiento global.


El mandatario de China, Xi Jing Ping, no acudió a la convención personalmente pero envió un escrito instando a las naciones a cumplir con sus compromisos y “fortalecer la confianza mutua y cooperación”. El país no asumió mayores compromisos de los establecidos en el año 2020, cuando aseguraron llevar las emisiones al mínimo antes de 2060, aumentar la capacidad solar y eólica total a 1.200 gigavatios para 2030, y reducir el uso de carbón a partir de 2026


Por su parte, el primer ministro indio, Narendra Modi, aseguró que "en 2070 India alcanzará el objetivo de neutralidad neta cero". La Unión Europea (UE) urgió a "acelerar" la carrera para alcanzar cuanto antes la neutralidad climática, a elevar la financiación para la acción climática, a hacer un mayor esfuerzo en innovación y a establecer reglas claras para fijar un precio en los mercados de CO2 y el flamante presidente de Japón, Fumio Kishida, prometió invertir 10.000 millones de dólares para promover las cero emisiones de carbono en Asia, impulsando la transición energética.


América Latina, causante de tan solo el 5% de las emisiones mundiales de carbono, dijo presente con los presidentes Iván Duque de Colombia, Guillermo Lasso de Ecuador, Luis Arce de Bolivia, Alberto Fernández de Argentina, Carlos Alvarado Quesada de Costa Rica y Juan Hernández de Honduras.


Aunque cada presidente expuso sobre sus respectivas estrategias climáticas y compromisos, los líderes latinoamericanos se enfocaron en pedir financiamiento a países más poderosos para lograr sus objetivos ambientales.Tanto el presidente de Argentina como los de Colombia y Ecuador, hicieron mención al canje de deuda por naturaleza, que implicaría reducir la deuda externa de los países a cambio de acciones de preservación ambiental.


Argentina y el compromiso de transición energética

En su discurso, Alberto Fernández, además de incentivar el financiamiento externo, detalló las medidas que estuvo tomando el gobierno para contribuir a la lucha contra el cambio climático.


"Elevamos nuestra Contribución Determinada Nacional (NDC) un 27,7% respecto a la de 2016 y asumimos el compromiso de favorecer la inversión y el desarrollo de encadenamientos productivos nacionales para avanzar con una matriz energética inclusiva, estable, soberana, sostenible y federal", expresó.


El día 29 de octubre se publicó en el Boletín Oficial nacional la aprobación de los “Lineamientos para un Plan de Transición Energética al 2030” donde, entre sus objetivos, se plantea "lograr el autoabastecimiento energético, mediante la utilización plena de los recursos más abundantes, disponibles y valiosos, de las cuencas onshore y offshore", buscando el "tránsito de nuestro país hacia el uso pleno de energías ambientalmente sostenibles" en donde se destacan la energía eólica y el hidrógeno verde.


En esta misma clave, el gobierno anunció la inversión de U$S 8.400 millones por parte de la empresa australiana Fortescue para la producción y exportación de hidrógeno verde desde la provincia de Río Negro.con la intención de convertirlo en un polo mundial exportador de hidrógeno verde en 2030, con una capacidad de producción de 2.2 millones de toneladas anuales.


Acuerdos claves firmados por los países hasta la fecha

Hasta el momento más de 100 países han acordado diferentes compromisos que resultan esenciales para lograr los objetivos planteados, entre ellos:

  • Más de 40 países acordaron eliminar gradualmente el uso de energía a carbón, el combustible fósil que más contribuye al calentamiento global, por encima del petróleo y el gas.

  • Una veintena de Estados se comprometieron a dejar de financiar proyectos para explorar o explotar combustibles fósiles en el extranjero para fines de 2022 y priorizar las energías limpias.

  • Más de 100 países se suscribieron a un acuerdo histórico para reducir un 30% las emisiones de metano para 2030.

  • Sudáfrica, uno de los países más dependientes de los combustibles fósiles, recibió USD 8.500 millones de EEUU, La UE, Reino Unido, Francia y Alemania para acelerar la transición del carbón a la energía limpia.

  • Más de 100 líderes globales se han comprometido este martes a acabar con la deforestación para el año 2030.


La convención seguirá hasta el día 12 de noviembre y continuará con debates, acuerdos y compromisos de los diferentes actores de la sociedad en pos de lograr el objetivo común mundial que es el de revertir el cambio climático a 1,5° C y lograr la neutralidad de carbono para el 2050.

96 views