Vuelta al mundo en noticias eólicas: ¿Qué pasó en mayo en la industria a nivel global?

Nuevo récord en instalación global, la gran apuesta en el Mar del Norte y el llamamiento de la ONU son algunas de las novedades que repasaremos en esta nueva edición de #NoticiasCEA y el mundo.

Fabricantes de turbinas instalaron 104,7 GW de nueva capacidad de energía eólica en 2021, lo que entraña una nueva marca de acuerdo al informe del Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC, por sus siglas en inglés). La cifra se corresponde al montaje de 29.234 aerogeneradores en todo el mundo, que se ha conseguido a pesar de las continuas interrupciones causadas por la pandemia, la creciente presión de los aumentos de precios de productos básicos y problemas de logística. La firma danesa Vestas fue la proveedora número 1, realizando el 17,7 % de las nuevas instalaciones. El podio lo completa la china Goldwind, con un 11,8 % de cuota en el mercado global y la germano-española Siemens Gamesa, con el 9,7%.


Ben Backwell, director ejecutivo de GWEC, declaró que esta nueva marca en potencia instalada “es testimonio del papel central que la energía eólica está desempeñando en la transición energética y de su importancia a la hora de proteger a la ciudadanía y a las economías de la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles”. De todas maneras, hizo hincapié en que “el hecho de que los fabricantes de turbinas estén teniendo graves dificultades para obtener beneficios no está situándonos en una buena posición para incrementar la inversión y alcanzar el nivel de instalación necesario”.


Dijo además: “Tal y como ha señalado el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, los gobiernos deben actuar con urgencia para impulsar una transición mucho más rápida hacia las energías renovables y derribar las barreras a las que aún nos tenemos que enfrentar en materia de inversión y despliegue de nuevas instalaciones, reduciendo los trámites y la burocracia, acelerando las inversiones en redes y asegurando que los mercados retribuyen adecuadamente a las energías verdes en vez de subvencionar a los combustibles fósiles”.


Nueva alerta de la ONU

La mención de Backwell y de Guterres refiere a una nueva alerta lanzada por la ONU, que días pasados instó a triplicar las inversiones en energías renovables, especialmente la eólica y la solar, antes de que sea demasiado tarde. Fue tras dar a conocer el último informe sobre el Estado del Clima Mundial de la Organización Meteorológica Mundial, donde 4 de los principales indicadores que miden el avance del cambio climático registraron niveles sin precedentes.

“Cada año los gobiernos de todo el mundo invierten alrededor de medio billón de dólares en bajar artificialmente el precio de los combustibles fósiles, más del triple de lo que reciben las energías renovables. Hay que poner fin a este escándalo”, fue contundente la reprimenda del secretario general de Naciones Unidas.


Este estudio revela que se alcanzaron nuevas y preocupantes marcas durante 2021 en las concentraciones de gases de efecto invernadero, la subida del nivel del mar, el contenido calorífico y la acidificación de los océanos. Destaca además que la temperatura promedio global fue 1,1 grados más alta que los niveles preindustriales. Y advierte que los últimos 7 años efectivamente han sido los más cálidos de los que hay constancia.


Guterres apuntó contra los combustibles fósiles, a los que llamó “un callejón sin salida” que llevan al mundo “al borde de la catástrofe climática”, y enfatizó que la solución está en las energías renovables, fundamentalmente la eólica y la solar, instando a los países a agilizar su implementación que muchas veces se ve ralentizada “por la burocracia, los permisos y las conexiones a la red”.


La máxima autoridad de la ONU propuso enfáticamente la rápida implementación de medidas críticas para apresurar la transición hacia energías verdes; entre ellas: triplicar las inversiones en energías renovables hasta alcanzar -como mínimo- los cuatro billones de dólares al año, como se ha dicho; crear marcos legales favorables que agilicen la aprobación de proyectos eólicos y solares; tratar las tecnologías de energía renovable (por ejemplo, el almacenamiento en batería) como bienes públicos mundiales esenciales; asegurar, ampliar y diversificar el suministro de componentes y materias primas fundamentales.


La gran apuesta en el Mar del Norte

Frente a este panorama, fue muy bien recibido el anuncio de Alemania, Bélgica, Dinamarca y Países Bajos, que han firmado una declaración conjunta en el puerto danés Esbjerg, en el marco del Offshore Wind Summit, donde dejaron asentada una gran meta conjunta: instalar 150 gigavatios de turbinas eólicas en el Mar del Norte de aquí a 2050. Con esa capacidad eólica marina se podría suministrar electricidad a 230 millones de hogares, aclara el acta firmada por los mencionados países, donde se comprometen a estrechar lazos y redoblar esfuerzos para volver al Mar del Norte “la mayor central eléctrica de Europa”. La meta provisional, de cara al 2030, es de 65 GW.


“No basta con establecer la visión: la haremos realidad”, aseguró Mette Frederiksen, primera ministra danesa, junto a sus pares, el mandatario belga Alexander De Croo, el holandés Mark Rutte y el canciller alemán Olaf Scholz.


RePowerUE

El compromiso tomado coincidió con la presentación, unas horas antes, en Bruselas, del plan REPowerUE de la Unión Europea, cuya puesta en marcha requerirá de 210 billones de euros de inversión adicionales hasta 2027 en pos de aumentar la participación de renovables y diversificar el suministro, como antídoto a la dependencia rusa. Afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que la intención de la UE es movilizar hasta 300 mil millones de euros de inversiones para el año 2030 en pos de desengancharse de los combustibles fósiles y para mitigar el cambio climático, elevando el objeto fijado de 40 % de energías renovables al 45 %.


82 visualizaciones